Historia y Personajes

La Expedición de la Ana Jacinta

Con el nombre de la Expedición de la Ana Jacinta se conoce el enfrentamiento naval que se produjo el 2 de diciembre de 1888 entre las fuerzas marítimas del gobierno de Juan Pablo Rojas Paúl y la goleta Ana Jacinta, propiedad de Joaquín Crespo. La insurrección del llamado "Tigre de Santa Inés" en contra de Juan Pablo Rojas Paúl, quien el 5 de julio del mismo año había arribado a la presidencia de la República con el apoyo de Antonio Guzmán Blanco, se debía a que Crespo se sintió traicionado por éste último en sus aspiraciones de llegar al poder. Por tal motivo, declarándose en rebeldía se retiró a la isla de Trinidad, desde donde promovió alzamientos en el interior del país. No obstante, estos fueron prontamente dominados por las fuerzas del gobierno de Rojas Paúl y en ocasiones, los alzados se rindieron sin librar combate. A pesar de estas circunstancias y de los obstáculos que le opusieron las autoridades británicas de Trinidad, Crespo no abandonó sus planes insurreccionales y se trasladó a la isla de Saint Thomas, en el archipiélago de las islas Vírgenes, desde donde zarpó en la goleta Ana Jacinta hacia las costas venezolanas, junto con su Estado Mayor. Paralelamente a esto, otras goletas que se encontraban cerca de Aruba y Curazao, la Washington, la Jenny Lind y la Columbita, conducían armamento comprado en los Estados Unidos, para ser utilizado en lo que sería la invasión de Venezuela por parte de las fuerzas expedicionarias crespistas.

Enterado el cónsul de Venezuela en Curazao de las maniobras de la flota de Crespo por esas costas, alertó al Gobierno a través del recién inaugurado cable submarino. Ante estas circunstancias Rojas Paúl decidió enviar el vapor Libertador, que desde el 2 de octubre de ese año desempeñaba labores de vigilancia en esa zona. A bordo de dicha embarcación, que llevaba 3 cañones, iban más de 150 hombres bien armados, al mando del general Francisco de Paula Paéz, hijo del ex presidente José Antonio Páez. El 2 de diciembre de 1888 se encontraron en alta mar las embarcaciones Libertador y Ana Jacinta, empezando la persecución de ésta por aquél, que le disparó varios cañonazos sin lograr alcanzarla ni conseguir que se detuviera. A pesar que Crespo se encontraba en desventaja con respecto a la capacidad de combate desplegada por el Libertador, se negó a rendirse y en un momento en que los 2 buques pasaron uno al lado del otro, desenvainó su espada en un gestó de desafío. Finalmente, el Libertador embistió a la Ana Jacinta, tocándole al general José Velutini, uno de los oficiales de Crespo, agitar un pañuelo blanco en señal de rendición. El ex presidente Crespo y sus partidarios fueron trasladados al Libertador y conducidos a La Guaira, a donde llegaron en la mañana del día 3 de diciembre. En cuanto a Crespo, tratado respetuosamente por Páez, fue conducido al día siguiente en tren a Caracas y recluido en una celda de La Rotunda provista de las mayores comodidades; siendo visitado días después allí por el presidente Rojas Paúl. De la conversación entre ambos surgió un acuerdo, cuyos puntos principales contemplaban la liberación de Crespo, quien se marchó al exterior y declaró que renunciaba a fomentar proyectos revolucionarios contra Rojas Paúl, y la promulgación de un indulto general el 24 de diciembre de 1888 por parte del Gobierno.

Buscar biografías

Nombre a buscar:

|

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario



McAfee Los sitios Secure le ayudan a prevenir robos de identidad, fraudes a través de tarjetas de crédito, software espía, correo no deseado, virus y otras estafas en línea

Condiciones de uso
© venezuelatuya.com S.A. 1997-2017. Todos los derechos reservados. RIF J-30713331-7
Powered by Globalwebtek.com