Turismo de Jugadores

Venezuela, conciencia, turismo y desarrollo

El turismo debe fundamentarse en las bellezas naturales de una región, en sus costumbres, en su gastronomía, en sus monumentos y museos, en su cultura, clima, playas, montañas, en su fauna y flora, en sus adelantos tecnológicos, en sus deportes, en su infraestructura turística, en el profesionalismo turístico, etc. pero nunca específicamente, en práctica de juegos de envite y azar. Sin embargo existe una numerosa clientela aficionada al juego la cual debe ser atendida turísticamente.

Debe evitarse la proliferación del juego, pues éste, aparte de dar entretenimiento y goce a muchas personas, también estimula en algunas, las aficiones y en otras el vicio, llevándolas así mismo a cometer errores y faltas graves para satisfacer su pasión por el juego convirtiéndolos, en algunas oportunidades, en lúdicos incorregibles.

El juego bajo reglamento y controlado por el Estado puede funcionar sin producir descalabros en la población donde se practique y puede por el contrario coadyuvar al desarrollo económico donde las economías estén deterioradas. Tal es el caso de los casinos que funcionan en Las Vegas (En los Estados Unidos de Norteamérica) situados en una región desértica e improductiva y que ahora disfruta una floreciente economía.

El juego no debe ser visto ni considerado como productor de turismo pero si debe analizarse como un complemento del mismo.

Valga comentar el caso de las Islas del Caribe que teniendo bellas playas ha complementado su turismo permitiendo el funcionamiento de lujosos casinos que atraen, además del turista de playas al aficionado al juego sin permitir la participación del nativo. Se dice que las Islas del Caribe viven mas del juego que de sus playas.

El juego debidamente controlado con leyes que sean precisas al respecto, complementa el turismo, crea empleos, produce impuestos y divierte al turista.

Recientemente en viaje de observación turística, visité en Madrid la sala "Bingo 5 estrellas" y después de "hacer cola" para la entrada, fui debidamente identificado con mi pasaporte para poder acceder al salón. Todos los nativos españoles, que estaban en la misma cola, debieron mostrar un carnet especial en el cual consta que están autorizados para jugar.

En Venezuela no se ha encarado con seriedad el teme del juego. El venezolano en su gran mayoría manifiesta cierta tendencia al juego, circunstancia que nos indica que se deben establecer normas estrictas para controlar el establecimiento de salas de juego.

De una revista de circulación nacional, la cual dedicó un número especial al tema del juego tomé lo siguiente: "Aunque no se sabe a ciencia cierta cuanto se apuesta en casinos y salas de juegos en Venezuela, lo que si está claro es que existen unos legales y otros ilegales, repartidos en todo el territorio nacional. Según estudio realizado por la Empresa "Internacional Gaming Holding" las loterías son un negocio lucrativo para quienes las manejan. Por ejemplo el Kino Táchira obtiene semanalmente mayores ganancias que las apuestas hípicas y solo es superado por las apuestas ilegales. El tema de las loterías es asombroso; existen unos 40.000 puntos de ventas. La misma revista hizo un proyección del juego para 1996 en la siguiente forma:

  • Sector Millones de Bs.
  • Apuestas ilegales 365.000,00
  • Apuestas Hípicas 15.600,00
  • Lotería del Táchira 26.000,00
  • Lotería de Caracas 4.928,00
  • Lotería de Margarita 2.040,00
  • Rifas de Beneficiencia 740,00
  • Lotería de Oriente 640,00
  • Lotería del Zulia 260,00 TOTAL......... 415.208,00

De estos datos se desprende que los juegos ilegales superan a los legales en más de 80%.

Actualmente está vigente la Ley de Casinos, Bingos y maquinas traganíqueles, la cual no es de las mejores y requiere de algunas modificaciones. Esta ley prevé que las salas de juego solamente puedan funcionar en zonas declaradas de interés turístico mediante la realización de un referendum para recavar la opinión de los vecinos de la parroquia donde se piensen instalar. También prevé que los casinos solo podrán funcionar en Hoteles de categoría 5 estrellas, con mas de 200 habitaciones y los bingos en hoteles de 3, 4 y 5 estrellas o en instalaciones especiales autorizadas por la Comisión Nacional de Juegos. Sin embargo esta Ley no se ha aplicado debidamente y funcionan muchas salas en contradicción con la misma. Es urgente promulgar una nueva ley que tome en cuenta todas las incidencias del juego en el desenvolvimiento del turismo, para lograr así que el juego en vez de ser negativo se convierta en factor positivo para el desarrollo económico del país.

Espacio Publicitario

 
Espacio Publicitario



McAfee Los sitios Secure le ayudan a prevenir robos de identidad, fraudes a través de tarjetas de crédito, software espía, correo no deseado, virus y otras estafas en línea

Condiciones de uso
© venezuelatuya.com S.A. 1997-2017. Todos los derechos reservados. RIF J-30713331-7
Powered by Globalwebtek.com