El té vino para quedarse

Casa de Té

Es un hecho: El gusto por el té en Venezuela se ha incrementado en los últimos años. Ello no debe asombrar, responde a la tendencia mundial que ha convertido el té en la segunda bebida mas consumida en el mundo. La supera el agua, justamente el elemento que ocupa el 89 % de una taza de té.

La aseveración: “En Venezuela no hay cultura de té” ha dado paso a un notable entusiasmo por ésta bebida de exótico pasado y prometedor presente.

Ciertamente el té está rodeado de misticismo, proviene del procesamiento de la hoja de la planta Camellia Sinensis cuyo cultivo en manos orientales más que un cotidiano hacer es una religión. Planta venerada y en consecuencia cuidada con particular esmero y devoción a la cual se le atribuyen beneficios a la salud que han pasado de ser una leyenda a estar apoyados por hallazgos científicos irrefutables. La preocupación del venezolano por un estilo de vida saludable en armonía con la sofisticación de su paladar han contribuido de manera importante a hacer del té una bebida de frecuente elección. Y es que dentro de una humeante taza de té o un refrescante vaso de té frío se combinan elementos que hacen de su consumo una experiencia multisensorial: la diversidad de los colores del líquido que de sus hojas puras o mezclas se desprende, los aromas y sabores a través de los cuales se develan sorbo a sorbo, poco a poco dulzuras, toques cítricos, amaderados o frutales nos hacen coincidir con el dicho anónimo que expresa: después de un buen té, la eternidad.

Es muy fácil convertirse en consumidor de té y solo un paso hay que dar para ser su amante. Muchos no se conforman con expresar simplemente que toman té, por lo general lo acentúan con pasión. Saben que no es suficiente tener un té, debe ser de calidad y hay que saberlo preparar.

Reglas simples pero de inquebrantable cumplimiento:
1 cucharadita de té (2 grs aprox.)
8 onz (250 c.c.) de agua recién hervida que se vierte sobre las hojas
y una corta espera de 2 a 3 minutos.

Al recibir el agua se produce lo que se ha llamado “la agonía de las hojas”. Extraña paradoja, ya que lejos de ser el final de tan mágica fusión es el comienzo del goce máximo. El abrir perezoso de las hojas nos brinda el placer del aroma anticipado y el éxtasis del sabor. Y son miles, cada té de origen, cada mezcla es una aventura que disfrutan tanto los paladares vírgenes como los experimentados. Cada uno invita a una exploración gustativa.

El té ha llevado en sí mismo el germen de su propia expansión. Desde su descubrimiento por el emperador Chino Sen Nung en el año 2737 A. C. ha estado ligado a la salud y hasta hoy día no se reconoce otra planta que supere su merecido prestigio. Hoy día nadie duda de sus bondades no se discute su impacto positivo en la salud tal como ocurre con las frutas y vegetales. Algunos analistas de las tendencias de la industria del té afirman que el crecimiento exponencial de sus ventas se explica más por el placer que se deriva de su consumo que por su cualidad de saludable. Estimamos que entre estos dos aspectos hay una indisoluble comunión.

Aquí, en Venezuela, vamos a paso lento pero seguro. Hemos transitado este sendero sin pretender invadir o sustituir memorias gustativas. Lo hemos hecho persuadiendo, tratando de cautivar, de enamorar. Antes tomábamos té para aliviar las molestias ahora para prevenirlas. Antes no reconocíamos la riqueza de sus sabores ahora los disfrutamos sorbo a sorbo. El mundo gastronómico en Venezuela ha dado una cálida bienvenida al té lo apoya y lo promociona. En consecuencia, su consumo se ha extendido más allá de los límites de la capital.

Casa de Té

Casa de Té

Particularmente Camelia Casa de Té en sus 9 años de actividad ha comprobado que los venezolanos han dado el paso esperado. Han pasado del guarapo de canela al Masala Chai y del té negro común al Darjeeling y al Earl Grey. Sin embargo son las mezclas o blends de té verde con flores y frutas quienes con mayor intensidad han cautivado los paladares nuestros.

Aún falta camino por recorrer. Lo haremos con gusto ya que el Mundo Maravilloso del Té ha sido en extremo estimulante y es en sí mismo una fuente inagotable de conocimientos y experiencias. Para concluir y agradeciendo el tiempo dedicado a esta lectura es pertinente recordar que el té estimula, calma, calienta y refresca, provee un placer infinito y que cuando se acuna entre las manos una taza de té estamos atrapando miles de años de historia.

Raul y Anamelia

Texto y fotos de Raúl y Anamelia Arriaga

Si deseas mas información Camelia Casa de Té

Espacio Publicitario



McAfee Los sitios Secure le ayudan a prevenir robos de identidad, fraudes a través de tarjetas de crédito, software espía, correo no deseado, virus y otras estafas en línea

Condiciones de uso
© venezuelatuya.com S.A. 1997-2017. Todos los derechos reservados. RIF J-30713331-7
Powered by Globalwebtek.com